Bilis Negra - Acto I 

Invitaciones Sept -4.JPG

Ángela Leyva propone un antídoto contra el olvido: utilizando diferentes procesos creativos como la pintura, el transfer, la ficción y la instalación, reinterpreta los rostros y reconstruye las historias de quienes ya no pueden contar las suyas —la serie de retratos pictóricos y narrativas ficcionales Bilis Negra muestra el grado de su obsesión por hacerlos aparecer en este mundo. 

 

En su obra más reciente, la artista nos invita a celebrar junto con ella el ritual del nacimiento a través de la representación visual y espacial del instante catártico en el que sus seres de archivo ascienden al universo de la materia y alcanzan la exaltación. 

 

Acto I nos confronta con la imagen de un niño que ha sido liberado de su propio destino. Las flores que lo coronan simbolizan el resurgimiento después de la enfermedad. Y como la flor de loto que emerge del fango, el ser de archivo que emana de la bilis negra nos recuerda que hasta en las condiciones más desbordantes y complejas hay vida, un acto que si no nos devuelve la fe, al menos nos anima a seguir buscándola.

 

Naomi Palovits